“No es verdad que la gente pare de perseguir sus sueños porque sean mayores, se hacen mayores porque dejan de seguir sus sueños”

Gabriel García Márquez

Recuerdo que cuando yo era pequeña soñé muchas veces con ser una cíngara montada en un carromato que viajaba de pueblo en pueblo. No viajaba sola, sino con una gran familia que tenía los mismos anhelos que yo. Éramos una familia circense haciendo feliz a la gente con la que nos íbamos encontrando en el camino, con nuestros juegos de malabares, con nuestra magia y risas…

Mi vida en cierta manera se ha parecido en algo a aquello que soñé, porque sin duda a lo largo de mi vida he soñado y he utilizado en muchas ocasiones la alegría y la diversión para afrontar mis adversidades.

Todas las personas tenemos sueños. Soñamos dormidos y soñamos despiertos, sueños que se encienden en la mente y en el corazón como estrellas de colores, sueños que crecen susurrándonos al oído dónde nos gustaría estar, lo que nos gustaría conseguir.

Pero ocurre que muchas veces esos sueños se nos escapan y se quedan volando en el aire, convirtiéndose en sueños inalcanzables. Y cuando esto sucede vemos ese sueño como una luz cada vez más lejana, cada vez más difícil de conseguir y esto provoca que nos sintamos personas tristes, frustradas, derrotadas.

“El mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y correr el riesgo de vivir sus sueños”

Paulo Coelho

Si tienes un sueño tienes un compromiso con tu vida y contigo de no cesar hasta conseguirlo. Quien lucha por conseguirlo con todas sus fuerzas, su pasión y su entrega lo conseguirá.

¿Por qué perseguir un sueño?

  • Te ofrece la posibilidad de hacer lo que amas: Tus sueños son el motor de tu vida. Cuando todos los días les dedicamos tiempo sabes que estás haciendo lo que te dicta el corazón. Te conviertes en una persona feliz porque sabes que estás eligiendo tu verdad y ¿qué hay mejor que eso?
  • Da sentido a tu vida: Cuando una persona sigue a sus sueños la vida se torna de un color especial, se empieza a disfrutar más del presente porque estás actuando en pro de tu sueño y esto te agrega un valor especial a ti y a los que te rodean.
  • Inspiras a otras personas: Al seguir nuestros sueños les estamos mostrando a otras personas cómo hacerlo. Pueden observar de qué forma lo hacemos y aplicar ese conocimiento en sí mismas.
  • Das expresión a tu ser: Al seguir tus sueños entras en conexión directa con tu ser siendo tú en cualquier aspecto, de esta forma expandes tu creatividad compartiéndola con otras personas.
  • Cumples tu misión: Cada uno de nosotros ha venido a este mundo con una misión que está directamente conectada con nuestros sueños. De esta manera tenemos un empuje natural que nos lleva a cumplir esa misión.

Aspectos que te alejan de tus sueños

  • Tener miedo: Lo nuevo siempre da miedo. En vez de dejar que el miedo te paralice, utilízalo como barómetro de que estás en el camino que deseas. ¡Sal de tu zona de confort! y grítate que eres capaz, que tú puedes. La única manera que hay para superarlo es aceptar el reto y afrontarlo.
  • “No tener suficiente”: Dinero, tiempo, experiencias, estudios… Solemos fijarnos en lo que nos falta, la próxima vez que te pase empieza a observar lo que sí posees, tus recursos internos, tus aprendizajes, aquella vez que lo conseguiste. Lo que vayas a obtener depende de en qué te enfoques. Sé más objetivo y realista.
  • “Es demasiado difícil”: Tú puedes conseguir lo que te propongas, solo hay que proponérselo. Empieza y plantéalo como si de una aventura se tratase. Ponte pequeños objetivos a ir superando y no te fijes en lo que te queda por conseguir sino en lo que ya has hecho y hazlo disfrutando, todos vivimos mejor y aprendemos más mientras disfrutamos.
  • “No tengo suficiente preparación”: El perfeccionismo nos impide avanzar. Nunca estarás lo suficientemente preparado si sigues posponiendo el primer paso. El camino hacia ellos, la práctica, la experiencia, te darán la preparación que necesitas.
  • “A mi edad es demasiado tarde”: Nunca es tarde, pero será tarde para ti si no lo haces. Trabajar en lo que uno quiere rejuvenece y nos motiva. Grandes triunfadores comenzaron tarde sus carreras, pero perseveraron y lo consiguieron. ¡¡¡Tú también puedes hacerlo!!!
  • Me complicaré la vida: Muchas personas piensan de esta manera porque se han conformado con una existencia carente de propósito y sentido. ¿Qué vas a hacer tú?
  • “Lo he intentado otras veces y no ha funcionado”: Si nunca has fracasado eres muy raro. Todos fracasamos más de mil veces, pero estos no son sino motivos para levantarse mil y una vez. No permitas que los baches del camino te frenen. La próxima vez seguro que encuentras otra forma de hacer las cosas. Mis errores y fracasos siempre me han enseñado importantes lecciones para la vida.

¿Cómo cumplir tus sueños?

Tomar la decisión de hacer tus sueños realidad es fundamental si quieres cumplirlos. Ello implica responsabilidad y compromiso por tomar en tus manos el control del destino que lleva tu vida. No hay una fórmula mágica o un secreto escondido detrás del hecho de hacer realidad un sueño. La clave para materializar un sueño es bajarlo de las nubes a la tierra convirtiéndolo en objetivos reales y estos en metas alcanzables.

  • Conocimiento propio: Empieza a leer sobre las áreas que te interesan y a participar en actividades que tengan que ver con ellas. Esto te ayudará a conocerte mejor e identificar si tu sueño es un mero deseo o si en verdad te ayudará a convertirte en la mejor versión de ti.
  • Inspiración: Aprende y sigue a otras personas que ya hayan conseguido lo que tú te propones. Personas a las que admires. Piensa en qué han hecho de manera diferente y cómo lo han conseguido. Úsalos como ejemplo a seguir y diseña tu propio sueño en la tierra.
  • Visualización: Una vez identificado el sueño te invito a hacer un collage con todo tipo de detalles, fotografías… de cómo será tu vida, lo que pensarás y sentirás una vez conseguido tu sueño, y plásmalo en un papel. Visualízate como si ya lo hubieses conseguido.
  • Preparación: Comprométete con todo tu ser y comienza a involucrar tu cuerpo y tu mente en la realización de tu sueño. Analiza cuáles son las sensaciones que tu cuerpo te trasmite y los pensamientos que tu mente tiene de ese sueño.
  • Planificación: Este es el momento de tomar acción. Diseña un plan específico para lograrlo. Desgrana los pasos que tienes que dar, estructúralos bien y vete tachando de tu lista cada acción que des para su consecución total.

He observado a lo largo de mi vida cómo algunos sueños que nacían de mi corazón se me escapaban, alejándome cada vez más un poquito de ellos, lo que hacía que me sintiese infeliz. He descubierto qué sucedió para que esto pasara y ahora acompaño a otras personas a realizar los propios. Perseverancia, ilusión, magia, corazón, esperanza, acción son algunas de las palabras sin las cuales es imposible conseguir alcanzar sueños.

Estoy segura de que cada uno de los sueños que como estrellas brillan en nuestras vidas son perseguibles y alcanzables. Solo hay que tener el coraje de bailar junto a ellos.

Mirian Alonso

¡Comenta!

Me gustaría mucho saber cuáles son tus viejos sueños olvidados y qué es lo que has hecho para tratar de conseguir hacerlos realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar